Acido Hialurónico , dile adios a las arrugas

Fue el farmacéutico alemán Karl Meyes junto a su colega John Palmer Doctores por la Universidad de Columbia en Nueva York , quienes descubrieron una nueva molécula que contenia dos macromoléculas de azucar , una de acido úrico , a la cual le pusieron de nombre Acido Hialurónico.

Esta nueva molécula era de consistencia viscosa y por ello podría ser usada con fines médicos y farmacéuticos , no obstante como se extraía de los ojos de las vacas , no parecía que pudiera ser rentable  y fue en 1942 cuando un científico Hungaro consiguió sintetizarlo desde las crestas de los gallos , de donde hoy en día ,sigue siendo su principal fuente.

 

Lo cierto es que esta viscosidad  permitiría su aplicación en traumatología , como terapia en las articulaciones , pues además de viscoso , tardaba  bastante tiempo en ser absorbido y facilitaba la regeneración del colágeno perdido , a la vez que se demostraba un poderoso factor hidratante . Fue esta capacidad de rellenar , la que abrió su uso al mundo de la cosmética , pues no solo cubre y rellena el hueco en las arrugas ,si no que al estimular el colágeno se produce un verdadero proceso de rejuvenecimiento, pues el colágeno es el material del cual están hecho las fibras musculares en nuestra piel , de tal forma que forman un entramado de capas , confiriendo el aspecto final de una  piel joven.

En SunSonne hemos desarrollado una fórmula eficaz con Acido Hialurónico entre sus ingredientes , para que junto con el colágeno añadido y el Argireline , realicen una actividad conjunto ,apareciendo con su uso el aspecto que hemos deseado recuperar.

Alfonso Monllor González

Director de SunSonne

suparafarmaciaonline.com

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Acerca de Alfonso Monllor

Suparafarmaciaonline.com es tu Parafarmacia OnLine en la que podrás encontrar un amplio catálogo de productos de salud y belleza con el mejor asesoramiento. Alfonso Monllor
Esta entrada fue publicada en Parafarmacia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *